Colaboración – Carlos Héctor Valenzuela

La situación que actualmente enfrenta nuestro país y el mundo ha replanteado la perspectiva que todos teníamos de nuestras vidas antes de la pandemia, después de largos meses en confinamiento quizá muchos compartan la misma idea que al sobrellevar la cuarentena dentro de casa, vivíamos con cierto temor a que hubiera desabasto de medicamentos o alimentos, buscando la ropa con la que pudiéramos estar más cómodos, olvidándonos por completo de joyas, zapatos, y todas esas prendas que utilizamos para lucir bien. En ese momento del confinamiento lo que más se valoraba en nuestros hogares era que nuestros seres queridos estuvieran con nosotros en casa, que estuviéramos cómodos, gozando de salud y que tuviéramos artículos de subsistencia suficientes.

El gran aprendizaje que me deja esta pandemia a mis 28 años de edad es que “la vida es sencilla” ante una situación que amenaza nuestra salud y nuestra vida, todos aquellos objetos materiales que tengamos almacenados en casa siempre estarán de sobra ante una situación de esta naturaleza y solo entonces le daremos el valor que realmente tiene el bienestar, la salud y la subsistencia de los elementos básicos para la vida.

Dentro de mis funciones profesionales en esta institución que promueve la educación y la calidad de vida de los beneficiarios también hace eco esta condición, observo que desde la apertura del aula y siguiendo los protocolos del retorno seguro, la afluencia y las ganas por estudiar y culminar sus estudios han aumentado, y no es para más, coincido con mis alumnos cuando comentamos que la una de las formas de vencer y afrontar una pandemia como el COVID-19 es la educación, apostarle al conocimiento científico, que existan cada vez más personas preparadas que puedan estudiar y demostrar soluciones ante una contingencia de esta naturaleza. Que cada vez existan más oportunidades y por convicción hagamos esos cambios significativos en nuestras vidas que garanticen una mejor calidad de vida para nosotros, nuestros seres queridos y nuestra sociedad ante una pandemia en el futuro.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios recientes