Si he aprendido algo en este increíble viaje que llamamos vida, es que el signo que distingue a un individuo verdaderamente exitoso, es la humildad.

Iniciar esta aventura social en mi carrera profesional y dedicarte a lo que te gusta es gratificante, saber que apoyas a una noble causa, a una población vulnerable, a aquellas personas que la sociedad tiene como irrelevantes. Hoy en día no se valora la importancia de un trabajador de la construcción; no nos damos cuenta que gracias a ellos tenemos un techo, asistimos a plazas, oficinas, estaciones de transporte público, etc., todo esto hecho por ellos.

Combatir el rezago educativo en los trabajadores de la construcción es un gran aliciente, saber que trabajas para ellos y causas un gran impacto en su vida es emocionante. Cuando tienen la confianza de platicarte que desean seguir estudiando el siguiente nivel educativo, es una sensación de que algo bueno se está haciendo.

Como Coordinadora de Alianzas, el asistir a reuniones, eventos, exposiciones y buscar nuevos donantes es una gran tarea, pero lo que me motiva a lograrlo, es aquél trabajador que realiza un gran esfuerzo por asistir a estudiar después de su gran jornada laboral. A pesar del cansancio, sus ganas de salir adelante son más. Sin duda, todos ellos son un ejemplo a seguir.

Colaborar en este gran proyecto social y con un equipo de trabajo comprometido hace que los resultados sean positivos y sigamos impactando a más trabajadores de la construcción para que sigan alcanzando sus metas, sueños y objetivos.

Valeria Torres, Coordinadora de Alianzas

En colaboración con Fundación GAP inauguramos un aula para brindar educación a los trabajadores de la construcción ubicada en el aeropuerto de Guadalajara. En este espacio se podrá concluir preparatoria, incluso tomar cursos de computación, talleres de desarrollo humano, entre otros.

En el evento nos acompañaron la presidente ejecutiva de la fundación, Roxana Fabris y Luis Huerta, Director de Fundación GAP.

Con este tipo de iniciativas con gran enfoque social, Fundación GAP continúa apoyando la educación de calidad en este caso, enfocado en sus trabajadores.

Se realizó el corte del listón y se hizo el primer recorrido oficial en el aula que cuenta con computadoras y ofrece servicio de internet.

Muchas veces te das cuenta que el ayudar a las personas no te hace más que los demás, te hace un mejor ser humano…

El saber que contribuyo a que los trabajadores de la construcción puedan seguir estudiando desde alfabetización hasta la preparatoria o cursos de capacitación para el trabajo, me hace sentir una satisfacción muy grande. Mi forma de aportar es mediante mi trabajo, ya que mantengo su equipo de cómputo y línea de internet en óptimas condiciones.

Construyendo y Creciendo es una fundación que apoya a ese sector de población que no tiene la oportunidad de trasladarse a un sitio para terminar su educación; muchas veces pensamos que es porque no se quieren superar, pero la realidad es otra, muchos de éstos trabajadores sí tienen esa meta y sueño de terminar su formación pero en ocasiones es por el tiempo, distancia y situación económica por el cual no lo hacen.

En el tiempo que llevo aquí, muchos de estos trabajadores han logrado grandes cosas y hay personas extraordinarias que nos demuestran a mí y a mis compañeros que las ganas de salir adelante son más que alguna otra cosa. Así que esas ganas, ilusiones, sueños me inspiran a seguir apoyándolos en lo que pueda.

Cuando asisto a la habilitación de un aula me da emoción saber que se suma una más y que ahí se asesorarán trabajadores para que alcancen el éxito y logren sus metas. De igual manera cuando me avisan que algo esta fallando con la red de internet o equipo de cómputo, asisto de manera inmedianta ya que no quiero que pierdan tiempo que podrían aprovechar.

Mucho éxito para aquellos que día a día se suman y se animan a inscribirse, yo seguiré contribuyendo con mantenerles en excelentes condiciones sus herramientas de aprendizaje.

 

Mario Alberto Hernández, Sistemas

 

Construyendo y Creciendo y Conprocasa llevaron a cabo la inauguración del aula denominada Valterra Residencial, en Monterrey. Esto, como parte de la alianza que la empresa tiene con la fundación para promover la educación, el desarrollo y la capacitación de los trabajadores de la construcción.

Contamos con la presencia del Ing. Javier Treviño Garza, Director General y el Ing. Jorge Treviño Garza Director comercial, ambos de Conprocasa. Se compartió con los asistentes, la gama de posibilidades que ofrecen los programas desarrollados dentro del aula, así como las ventajas de poseer un proyecto educativo personalizado directamente en su centro de trabajo.

Tras el corte de listón se realizó el recorrido oficial por el aula, donde los trabajadores de la obra aprovecharon para inscribirse.

Durante julio lanzamos la colecta “Mochilas llenas de sueños” en la que invitamos a empresas y sociedad a donar útiles escolares nuevos, con el objetivo de apoyar la economía de nuestros beneficiarios ¿cómo? regalando esos útiles a sus hijos en edad escolar, desde kínder hasta preparatoria. Gracias al apoyo de todos los que se sumaron a este llamado ¡la campaña fue todo un éxito!

Recibimos donativos tanto de nuestros aliados Cbre México, Fundación Gigante, Ion Financiera, Gerdau Corsa y Novaceramic,  así como de nuestros seguidores en redes sociales, quienes nos contactaron para poner su granito de arena y hacer un cambio en la vida de los estudiantes que recibieron los útiles escolares para iniciar con todo el nuevo ciclo escolar.

Mochilas, cuadernos, lapiceras, loncheras, colores…logramos recabar más de 200 paquetes. La mejor recompensa sin duda es ver la sonrisa de los pequeños al recibir los donativos, sirviendo también como motivación para continuar y concluir sus estudios, además de que al ver a sus padres en nuestras aulas, ellos también se comprometen con su educación.