¿Te habías puesto a pensar que todo lo que conocemos está construido por albañiles? Desde nuestras casas hasta oficinas, centros comerciales, carreteras, todo México tiene una gran conexión con los trabajadores de la construcción, uno de los oficios más antiguos y cimiento de la vida diaria, por eso queremos contarte algunas de las cualidades que hacen de este oficio uno de los más importantes del mundo.

Un trabajo demandante

La albañilería así como la plomería, la herrería y muchos otros oficios relacionados con la construcción exigen muchas habilidades y una excelente condición física, pues la naturaleza del trabajo implica transportar, manipular y levantar materiales pesados y muchas veces peligrosos. Además se desarrolla al aire libre en temperaturas que van del frío al calor, dependiendo del día.

Los trabajadores de la construcción poseen grandes habilidades manuales pero no solo eso, también tienen conocimientos numéricos y de trabajo en equipo que requiere de una gran logística y planeación.

Versatilidad

Las herramientas que utilizan los albañiles son de las más variadas, muy útiles y muy versátiles. Es muy común verlos andar con ellas de un lado a otro, ya que forman parte de su kit de trabajo. Cada una lleva consigo restos de una historia en construcción, de allí que estar “sucias” es más una virtud que un error.  Entre ellas, podemos encontrar la famosa mezcladora de cemento, la pala y muchas más.

Este oficio, con tantos años en su espalda y con rituales que atraviesan generaciones, es un hermoso trabajo del que aprender y observar la historia que lo construye.

El voluntariado es una actividad totalmente desinteresada, pues consiste en donar tu tiempo y talento para apoyar diversas causas sociales que necesitan manos para hacer crecer su impacto.

Actualmente no solo las personas deciden hacerlo de forma individual,  también las empresas socialmente responsables hacen el llamado a la acción para incluir a sus colaboradores en la práctica de dar, beneficiando a aquellos que más nos necesitan.

México es un gran ejemplo de la solidaridad y voluntariado, pues ha quedado demostrado que ante las tragedias nos unimos para ayudar sin pedir nada a cambio, sin embargo no es necesario esperar a que ocurra algún evento inesperado, puedes buscar una causa que necesite de tu apoyo y unirte, además algunas de las ventajas son:

Gratificación personal: Pocas cosas mejoran nuestro estado de ánimo como el ver que gracias a ti, otra persona obtuvo algo que le ayuda a mejorar su calidad de vida.

Compartir experiencias de vida: A veces necesitamos conocer lo que otras personas están experimentando para ponernos en sus zapatos, valorar lo que tenemos y generar empatía, un valor que tanto nos hace falta actualmente.

Amplías tu círculo social: Al participar como voluntario conocerás a muchas personas que comparten la misma causa social y con quienes puedes entablar nuevas relaciones a nivel personal e incluso profesional ¿imaginas encontrar el trabajo de tus sueños gracias a un voluntariado? Todo es posible.

Te conviertes en agente de cambio: Todos dicen que quieren un mundo mejor pero pocos son los que hacen algo al respecto. Al ser voluntario estarás participando activamente para generar un cambio tangible que mejore al mundo y a la sociedad.

Agrega valor a tu CV: Las empresas valoran a los candidatos que demuestran estar interesados en el voluntariado, pues demuestra que llevas la responsabilidad social hacia la acción.

 

Así que si te interesa el tema y quieres donar tu tiempo y talento, en Construyendo y Creciendo tenemos las puertas abiertas. Puedes apoyar en cualquiera de nuestras aulas, tenemos más de 50 alrededor del país y puedes ayudar dando una clase, guiando a los estudiantes con sus trabajos, las posibilidades son muchas. Mándanos un whats al 55 48 00 95 29 y sé parte de nuestro equipo de voluntarios.

Continuamos con la ruta de entrega y esta ocasión llegamos al aula Zaragoza de Quiero Casa, donde se dieron cita los estudiantes de Calle 4. En esta entrega nos acompañaron voluntarios de Gerdau Corsa, quienes regalaron libretas para los trabajadores de la construcción.

Agradecemos a todos los donantes pues con su ayuda podemos mejorar la calidad de vida de nuestros estudiantes.

Gracias a las donaciones de empresas y sociedad, por segundo año consecutivo logramos reunir más de 200 paquetes escolares que serán entregados a los hijos de nuestros estudiantes.

Con el apoyo de Fundación Gigante acudimos al aula Miyana para realizar la entrega, nos acompañaron Juan Manuel Rosas, Director de Fundación Gigante y Aída Grande, Gerente de Proyectos y Responsabilidad Social.

Entregamos 14 mochilas con todos los útiles escolares, de esta forma no solo brindamos educación a los trabajadores, también los apoyamos con su economía.

El trabajo en la construcción es mayormente conocido como un terreno dominado por los hombres, sin embargo, cada vez más mujeres se hacen presentes en diferentes oficios. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), en México más de 2 millones se dedican a la albañilería, apenas el 0.4% son mujeres.

En Construyendo y Creciendo conocemos a muchas de ellas que además de dedicarse a la construcción, aprovechan las aulas que la fundación coloca en el interior de las construcciones para estudiar, pues aspiran a ser mejores cada día, aquí te compartimos algunas historias:

Ana Castillo, estudiante del aula Mezquital

“Yo llegué a México a los 14 años y empecé a trabajar limpiando casas, mi esposo es quien empezó trabajando en la construcción. Un día me contó que en la obra pusieron un aula y ahí terminó su primaria, así que decidí pedir trabajo para poder estudiar yo también. En la obra hago de todo, limpio, recojo cascajo, pinto barandales, ando para arriba y para abajo. La verdad si es un trabajo pesado ¡hasta bajé de peso de tanto ejercicio que hago en la construcción! Lo bueno es que al terminar puedo aprovechar para estudiar y ya terminé la secundaria”.

Reyna Guarneros, estudiante del aula Villa Coapa

“Mi trabajo en la construcción consiste en abrir camino para que los camiones que transportan material puedan pasar, ya que son unidades muy grandes y a veces ocupan todos los carriles. Yo me encargo de poner la cinta que bloquea el paso, detener el tránsito y asegurar que puedan entrar y salir de la obra sin ningún accidente, es peligroso y con una gran responsabilidad pero me gusta mucho. Al terminar me voy al aula para estudiar, ya logré terminar mi primaria y ahora voy por la secundaria”.

Elsa Rosaura Hernández, estudiante del aula San Isidro

“Me encargo de operar el elevador en la obra, un trabajo riesgoso pero que es muy importante para transportar a mis compañeros a los diferentes donde están laborando, también hago limpieza de materiales pesados. Me levanto muy temprano para dejar a mi hijo listo para la escuela y además llegar a tiempo al trabajo, él es mi motivación para superarme y por eso me inscribí al aula. Nunca pensé que terminaría la primaria y así fue, me siento feliz de tener este espacio en donde trabajo”.

Se integra a Construyendo y Creciendo nuestra primer aula en León, Guanajuato, el aula de Foro 4, un espacio pensado, habilitado y dedicado a brindar educación de calidad y aumentando mejores oportunidades de crecimiento a los trabajadores de la construcción.

Los encargados de inaugurar el aula ubicada en el Desarrollo Foro 4 en León Guanajuato, fueron: Cintya Figueroa, en representación de Construyendo y Creciendo, Antonio Villarreal Saldaña, Perla Gutiérrez Tirado y Jorge Martínez en representación de Axioma, y Marcelo Margain Zambrano, Director General de Valo Developers.

Acciones como esta, ratifican el compromiso para trabajar en pro de los que más lo necesitan. Y sin duda alguna, un gran esfuerzo que tendrá como resultado la edificación de un mejor futuro para nuestros estudiantes.

Con el apoyo de AT&T y Fundación Devlyn hicimos la entrega de lentes para nuestros estudiantes en Mérida, Yucatán, como parte de nuestras campañas de salud, pues las aulas además de brindar educación ofrecen desarrollo humano y apoyos como éste.

Estamos seguros que una mejor visión hará un gran cambio en la calidad de vida de todos los beneficiarios y ése es uno de nuestros principales objetivos.

Nuestros aliados AT&T y Fundación Devlyn han demostrado un gran compromiso con la causa de Construyendo y Creciendo, muchas gracias por todo su apoyo.

 

Celebramos los 45 años de Vidusa inaugurando un nuevo espacio educativo para los trabajadores de la construcción, ubicado en Monterrey, Nuevo León.

En el evento estuvieron presentes el Lic. Marco Salazar, Director de Administración Y finanzas de Vidusa quien es padrino del aula, el Lic. Jorge de León, Director de Operaciones Vidusa, el Arq. Jaime Rodríguez Director de Construcción Vidusa, el Maestro. Manuel Ramos Portillo, enlace de la dirección de Delegaciones del INEA en Nuevo León y la Arq. Roxana Fabris, Presidente ejecutiva de Construyendo y Creciendo.

 

Los trabajadores de la obra también nos acompañaron y pudieron recorrer el aula que ahora está a su disposición y que ya tiene estudiantes inscritos.

 

Muchas gracias Vidusa por confiar en Construyendo y Creciendo.

Ahora no solo es necesaria la estabilidad laboral, sino un empleo con todas las condiciones de trabajo digno. Esta realidad hace necesaria una mejor capacitación y formación de quienes desempañan un trabajo, particularmente en el sector de la construcción, área donde notamos una gran vulnerabilidad y rezago en el tema educativo, lo cual dificulta la competitividad y crecimiento de quienes laboran en este rubro.

Se espera que los nuevos trabajadores sean personas que permanentemente desarrollan habilidades técnicas y profesionales que los hacen empleables y que son capaces de agregar valor en su trabajo. Gente con más habilidad intelectual, comunicacional y de trabajo en equipo.

La Fundación Construyendo y Creciendo busca colaborar en esta ardua tarea. En el día a día del trabajo del aula, notamos varios fenómenos, desde la complejidad de motivar, interesar e integrar al trabajador en un proyecto de auto realización académica, hasta lidiar con las limitantes sociales, culturales y económicas, las cuales dificultan casi siempre esta labor. Somos conscientes que el trabajo es una unidad determinante de la sociedad, porque no solo provee del sustento material a las familias, sino que lleva a cabo la tarea de la realización personal, en esto, importan todos los aspectos intrínsecos y extrínsecos que influyen en el trabajador, desde su entorno social, familiar, cultural, hasta sus motivaciones, deseos y anhelos, así como sus estados de ánimo y sus intimas preocupaciones.

Desde mi papel como asesor educativo y haciendo un análisis pormenorizado y exhaustivo de la realidad de los alumnos que tratamos día a día en las aulas, afirmo y estoy convencido que el reto va más allá de la capacitación y de la simple impartición de conocimientos, sino que debe ir, aunado a ello, por supuesto, una estrategia integral de formación humana, personal y académica.

Cuando vemos los resultados, es gratificante y sumamente motivador saber que todo se puede, siempre que haya la voluntad. Los trabajadores de la construcción son personas con amplio deseo de superación, está en su naturaleza, solo falta hacerla explotar.

 

Carlos Arturo Tapia, Asesor